domingo, 29 de septiembre de 2013

EL PENSAMIENTO DIVERGENTE

En este post os quiero hablar sobre nuestra capacidad de reflexión o nuestra capacidad de pensamiento. Somos todo aquello que pensamos y si somos capaces de entender mejor como funcionan nuestros pensamientos, seremos capaces de mejorar ostensiblemente nuestras capacidades.

Como seguro que sabéis hay diferentes tipos de pensamientos: el deductivo, el inductivo, el crítico, el analítico,… esto son alguno de ellos. Pero para los que seguís el blog desde hace tiempo ya conoceréis mi predilección por uno de ellos que es el pensamiento creativo (a lo mejor te interesa leer este post anterior educación es colaboración).

“Una vez descartado lo imposible, lo que queda,
por improbable que parezca, debe ser la verdad.”

                                                 Arthur Conan Doyle


¿Y qué es la creatividad o el pensamiento creativo? La creatividad es tener pensamientos originales que tengan valor. No vale que los pensamientos simplemente sean diferentes, es imprescindible que tengan valor.
En concreto quiero acercaros un concepto que se encuentra dentro del pensamiento creativo, que es pensamiento divergente. Es un concepto creado por Edwuard de Bono, y posteriormente trabajado por Ken Robinson.



El pensamiento divergente es ver multitud de soluciones diferentes de un problema, o tener la capacidad de interpretar de muchas maneras diferentes una cuestión. En resumen, como dice Ken Robinson  “es ser capaz de ver múltiples respuestas y no solo una”.

Esta dimensión del pensamiento es de mucha utilidad cuando en nuestro día a día nos enfrentamos a problemas que a priori no tienen solución o que las soluciones que observamos no nos agradan totalmente.
Ken Robinson lleva varias décadas estudiando el pensamiento divergente y preparo un test muy interesante para poder valorar el pensamiento divergente que tenían las personas.

El test consistía en proponer a más de 1500 personas de diversas edades, diferentes utilidades para un objeto. A las personas con un pensamiento divergente “normal” se le ocurrían 15 – 20 usos diferentes. Mientras que a los denominados “genios” del pensamiento divergente se le ocurrían alrededor de 200 usos diferentes.

Lo llamativo fue que esos “genios” en su gran mayoría eran niños de menos de 5 años. El 98% de los niños de menos de 5 años que hicieron el test encontraron más de 200 usos diferentes a un mismo objeto.
A Robinson le llamo tanto la atención el resultado, que hizo un estudio longitudinal, es decir que  5 años después hizo el mismo test a los mismo niños. Esta vez solo el 35% era valorado como “genios”. Otros cinco años después, cuando los niños ya contaban con 15 años, volvieron a pasar el test y simplemente el 15% fueron valorados como “genios”.

Según Robinson, esto demuestra dos cosas:

1.- Todos tenemos la capacidad de pensar divergentemente, ya que cuando somos pequeños somos capaces.
2.- Que se va perdiendo a lo largo del tiempo. Durante los diez años que le hicieron los estudios a los niños, estos sufrieron muchas experiencias que fueron minando su pensamiento divergente, pero sobre todo una: fueron víctimas del sistema educativo actual en el cual fruto de los sistemas estandarizados nos explican que solo hay una solución correcta para cada problema.

En el mundo laboral actual cada vez se valoran más a las personas que son capaces de ser flexibles y que estén enfocadas a la solución de problemas y conflictos. Es aquí donde tiene su mayor utilidad el pensamiento divergente, pues bien, nuestro sistema educativo no ayuda a esto precisamente.

Si la vida os da un poco de tregua, os aconsejo que veáis este vídeo de Ken Robinson que es estupendo y que nos habla del pensamiento divergente y del sistema educativo.


Que comencéis bien la semana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada